Quiebre

2015

Lo encontrado es en ocasiones el resultado de un procedimiento de búsqueda personal, de una forma particular de indagar en nuestro entorno. A través de este proceso de exploración, Carlos Iván Hernández se sirve del símil de la instalación escultórica, para documentar la memoria temporal que ha ido generando la acción de otras personas con el ambiente (o incluso el propio azar).

El proyecto se complementa con la pieza de audio, Del campo a la ciudad, construida a partir de los sonidos que el propio artista ha ido capturando durante su exploración del área industrial y rústica del entorno de Alcobendas en Madrid.